Warren Buffet: ricco e generoso - Magazine

Attualità Magazine Lunedì 11 settembre 2006

Warren Buffet: ricco e generoso

Magazine - Ci seguono anche dal Sud America. Mentelocale.it pubblica, in lingua spagnola, una riflessione di Soledad Rico Sanin. La giornalista e scrittrice colombiana parla del mondo dei potenti: donare il proprio denaro per aiutare gli altri può rendere felici? Questa è la storia di Warren Buffet, il secondo uomo più ricco del mondo.


El segundo hombre más rico del planeta, entregó hace algunas semanas cerca del 85% de su fortuna a la fundación humanitaria del primer millonario del mundo, Bill Gates. El jugoso capital, será destinado al desarrollo de programas sobre salud, alimentación y educación, intentando mitigar así, el hambre y la miseria de millones de seres humanos en la tierra.
El inversionista estadounidense, Warren Buffet, no solo ha demostrado tener un corazón inmenso y generoso, poniendo a disposición de su prójimo el producto de sus años de esfuerzo, dedicación y ¡por qué no!, de su suerte.

Sino que con su decisión, invita a una reflexión profunda y descarnada donde muchos, lamentablemente muchos, no salen bien librados.
Warren Buffet, es doblemente millonario. Para el que tiene poco o mucho, es casi imposible desprenderse de un pequeño monto de su capital. Entre más se posee, más se ambiciona, es un despropósito, el que tiene una casa, desea una mansión. El que tiene un coche con pocas millas, quiere uno del año.

El que gana miles de dólares, quiere millones, el que tiene esposa, prefiere la de su amigo o vecino. Siempre hay algo que no permite alcanzar una paz interior, una dicha plena o encontrar un final feliz en las aspiraciones que se anhelan.
Dar, es facilitar, obsequiar, ceder, regalar. Pero, dar con alegría y convicción es amar, es regar felicidad, es rociar de humildad y valor todos nuestros actos. Por eso, el regalo millonario de Warren Buffet, es doblemente importante e inestimable. Su fragancia millonaria se ha dispersado por el mundo, demostrando una vez más, que se puede abandonar la gran ambición que el ser humano posee y comprueba que todavía hay gente capaz de renunciar a la fanática devoción que hoy se rinde al "Dios" dinero.

Las mayores enfermedades de un ser humano son la codicia, el egoísmo, la indiferencia y la envidia. Por eso, actos humanitarios como el del magnate Buffet, se convierten en un modelo a seguir, no solo por la preparación y sagacidad que ha tenido a lo largo de su vida para acumular una fortuna, sino por la capacidad interior que demuestra poseer, para luchar contra si mismo.
Desprenderse del Dios dinero es algo casi imposible en cualquier ser humano, pues el dinero es capaz de comprar en estos tiempos casi todo.
El honor, la justicia, la amistad, la honestidad, la fidelidad, la fe, y hasta la caridad, se pierden o se adquieren muchas veces por el codiciado dinero.

El dinero, parece, lamentablemente, comprarlo todo. Muchos han llegado hasta matar por dinero, y por él, se incitan y desbordan bajas pasiones como la mentira y la intriga. Por dinero, jóvenes, hombres y mujeres se venden sexualmente, incluso con personas de su mismo sexo, sin ser homosexuales. Sucumben a la lujuria y la degradación por atesorar el ansiado dinero, el Dios que despliega su poder por todos los rincones.
De manera, que lograr desprenderse de ¡millones, millones de dólares!, con la humildad y el altruista propósito con el que lo ha hecho Warren Buffet, nos lleva a la conclusión de que aún y a pesar de tanta miseria espiritual acumulada en la humanidad, quedan seres humanos capaces de revelarse ante la soberbia y al imán inmortal de maldad que pretende ser a veces, el dinero cuando no se sabe administrar.

Sin duda, el peor enemigo que cada ser humano tiene, es él mismo y conseguir derrotarlo con hechos contundentes, resulta ser un acto ejemplarizante que merece los más elogiosos comentarios. Más que la lepra, la tuberculosis o el mismo sida, el que vive con el propósito exclusivo de atesorar dinero, está sin duda, enfermo de muerte. Así, las cosas, no cabe duda que la plaga de la ambición y la codicia, exterminará a la humanidad, pues nadie puede sobrevivir sin amor y sin amor la caridad no es posible.
Por fortuna hay gente millonaria espiritualmente, como Warren Buffet, que invita a reflexionar y modificar la conducta. Por fortuna existen aún, cientos, miles de seres humanos en la tierra que se conmueven con la desgracia de otros y se solidarizan con la tragedia de muchos, permitiendo demostrar que todavía el dinero puede llegar a ser desplazado por millonarios sentimientos que en el fondo, valen más que una inmensa riqueza económica. ¡Se hace tarde cuando no actuamos a tiempo!

Potrebbe interessarti anche: , Mastoplastica additiva: come affrontare al meglio il post operatorio , Msc Crociere per l'ambiente: prima compagnia crocieristica al mondo a impatto zero di Co2 , Addetto Ufficio Merci: il bando per il corso della Scuola Nazionale Trasporti e Logistica , Veicoli commerciali: tutti i vantaggi del noleggio , Volotea e Dante Aeronautical progettano un aereo ibrido-elettrico per brevi rotte